Edición digital - Corrientes Domingo 04 de Agosto del 2002 POLICIALES
ZONA RURAL DE CAA CATI
Robaban vacunos, mientras los dueños peregrinaban hacia Itatí
La Policía de Cuatrerismo desbarató una banda que operaba en la zona. Un caso se convirtió en emblemático. Cortaron cinco líneas de un alambrado que corre paralelo a la Ruta Provincial N 5, del establecimiento Santa Ercilia, cuando su dueño participaba de la peregrinación a Itatí. Se llevaron nueve vaquillas preñadas.

DE VUELTA A CASA. Estas son algunas de las nueve vaquillas que fueron recuperadas por un ganadero de Paso Gallego.

El presente podría considerarse como uno de los casos paradigmáticos de tantos otros que se registran en la zona rural. La Policía de Cuatrerismo de Caá Catí desbarató una banda que operaba en esa zona, robando vacunos a propietarios que se sumaban a la tradicional peregrinación que partió de San Luis del Palmar rumbo a la Basílica de Itatí.

La información a la que accedió en forma exclusiva este medio señala que Claudio Chamorro, propietario del establecimiento Santa Ercilia, distante cinco kilómetros aproximadamente de la localidad de Caá Catí, denunció el día 16 de julio el faltante de nueve vaquillas preñadas de su campo.

Los cuatreros amparados en una sorprendente impunidad, cortaron un alambrado de cinco hilos que da hacia la Ruta Provincial N 5, y se llevaron los vacunos, precisó el ganadero.

Chamorro, según habría denunciado, nadie merodeaba su campo esos días porque todos se sumaron a participar de la 102 Peregrinación zonal que partió de San Luis del Palmar hacia Itatí. Conocedores de la devoción de la gente del lugar, los delincuentes creyeron actuar en el preciso instante. Dieron el golpe y no fueron tontos para elegir. De un potrero se llevaron las nueve vaquillas preñadas.

Habían ingresado en un campo del Paraje Paso Gallego, departamento de General Paz

Radicada la denuncia el martes 16, los efectivos anticuatrerismo se abocaron en dilucidar el hecho.

Para tener una idea del monto de lo que se llevaron, un ganadero de la zona contó a este medio que cada una de esas vaquillas preñadas valen poco más de 300 pesos, lo cual multiplicado por 9 da como resultado una cifra cercana a los 3.000 pesos.

La Policía de Caá Catí solicitó al Juzgado de Instrucción N 1de Corrientes, a cargo de Mario Payes, una orden de allanamiento, siendo ésta entregada de inmediato posibilitando así la actuación con celeridad de los efectivos.

Se supo que el damnificado tenía sus sospechas de dónde podrían encontrarse sus animales, lo cual ayudó en la causa.

Con la orden de allanamiento en mano (librada el miércoles 17) la comitiva se dirigió hacia la Estancia de Curuzú Laurel, situada justamente en el cruce homónimo, donde confluyen las rutas 5 y 118, ubicado a escasos 20 kilómetros al Este del establecimiento Santa Ercilia.

El resultado final del operativo fue que cuatro peones de estancias de la zona fueron apresados y acusados de participar de una banda que delinquía en el cuatrerismo. Entre ellos también figuraban dos menores, precisaron fuentes policiales, los que recuperaron su libertad bajo los recaudos legales.

En tanto las vaquillas, que se hallaban muy al fondo de la estancia Curuzú Laurel, fueron devueltas a su establecimiento de origen.

Una fuente señaló que los animales estarían prontos a ser comercializados por cuanto las pesquisas habrían indicado que un comprador merodeba esa estancia para concretar el negocio.


Detenido por intentar sustraer el auto de un policía

Un oficial de la Policía de Corrientes apresó a un delincuente que pretendía robarle su automóvil, informaron fuentes oficiales.

El intento de asalto se produjo el viernes último, alrededor de las 19.35, cuando un delincuente de 59 años fue sorprendido por el dueño del Fiat 147 que permanecía estacionado sobre calle Rivadavia al 900 de la Capital correntina. El oficial que cumple servicios en la Comisaría Décima se encontró con la desagradable sorpresa de que un sujeto intentaba violentar la cerradura de su auto con fines de robo. Al descubrirlo en plena acción lo redujo y detuvo.

     
     
   
Otros títulos
   
     
   

CONMOCION EN CORRIENTES

Alarmante: internan a tres menores con desnutrición

Pertenecerían a la familia Aranda, domiciliada en Mendoza al Sur. Un chico de 16 años (que parece de 9, según reveló un médico) ingresó al Hospital Escuela, mientras que dos de sus 11 hermanitos de 4 y 5 años respectivamente recibían asistencia en el Pediátrico. No hubo confirmación oficial. "Los chicos comían tierra porque tenían hambre", habría declarado la madre a una radio.

     
   
   

 

   

ZONA RURAL DE CAA CATI

Robaban vacunos, mientras los dueños peregrinaban hacia Itatí

La Policía de Cuatrerismo desbarató una banda que operaba en la zona. Un caso se convirtió en emblemático. Cortaron cinco líneas de un alambrado que corre paralelo a la Ruta Provincial N 5, del establecimiento Santa Ercilia, cuando su dueño participaba de la peregrinación a Itatí. Se llevaron nueve vaquillas preñadas.