Edición digital - Corrientes Domingo 04 de Agosto del 2002 LOCALES
PEDRO, TRES AÑOS DESPUES

"Faltan cuotas de confianza"

Quiere una política integradora, frente a una realidad muy fracturada. Aproximación al pensamiento íntimo de un hombre que quiso volver. Un fugaz paso por el Gobierno, con un fin de bolsillos flacos.

LECTURA. Asiduo lector, hoy tiene entre sus manos Bill Clinton, las claves de su gobierno. Por supuesto, los textos políticos son sus preferidos, además de filosofía. En ficción, novelistas latinos. Sus favoritos: Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez.

CAPITULO UNO: El hombre

¿Todos se enriquecieron? Eso dice de los políticos el imaginario popular, en medio del malhadado paisaje institucional de estos días, producto de una no menos deslucida realidad socioeconómica de un país que es el que más se ha derrumbado en todo el espectro latinoamericano. Y Corrientes no le va en zaga. Es más: es su espejo más degradado.

EL LIBERTADOR fue a dialogar con Pedro Braillard Poccard acerca de su actual itinerario político. Pero, secretamente, quiso "espiar" aspectos de su vida cotidiana como para medir de alguna manera en cuánto había engordado aquella fortuna personal que se le atribuye a la "clase" política.

Sin embargo, el cronista se encontró con más de una sorpresa. En primer lugar, no halló la fastuosa casa del ex gobernador. Primer descubrimiento: no sólo que no es fastuosa, sino que no tiene vivienda propia. Ni siquiera una humilde unidad del INVICO. Alquila un modesto departamento compartido con sus dos hijos, de 21 y 14 años, que se quedaron a vivir con él tras la disolución de su matrimonio.

Los turbulentos días en que le tocó administrar esta difícil Provincia dejaron sus huellas en las privaciones que hoy padece, aunque estas últimas son producto de todo su tránsito por la política. Ya no tiene el automóvil de los días mejores y ha vuelto a pasarle el plumero a su estudio de abogacía que mantuvo cerrado durante los años en que fue funcionario, para volver a trabajar como cualquier hijo de vecino.

Su muñeca ya no calza el Rolex de oro de cuando era gobernador y al menor de sus hijos hubo de retirarlo del colegio privado al que asistía al admitir que ya no podía pagarlo. Actualmente concurre a un establecimiento público, y no se arrepiente de esa decisión.

Pero no hay rictus de amargura en su rostro. Más bien exhibe un semblante diáfano de conciencia tranquila, como si un secreto orgullo le iluminara la mirada. No hay arrugas tempranas en la aún joven frente de un hombre que luce vigorosamente sus 48 años.

CAPITULO DOS: La política

No existen antecedentes paternos que lo empujasen a la aventura de la política. Y menos aún al campo del liberalismo, donde ensayara sus primeras esgrimas ideológicas. Tuvo que remontarse a su abuelo materno, Pedro Díaz de Vivar, para encontrar genes políticos.

Don Pedro había sido candidato a gobernador por el peronismo (que entonces era, en rigor, una alianza entre radicales "renovadores" y laboristas) en 1946, tras seguir los pasos de su jefe Hortensio Quijano, de la Junta Renovadora de la UCR, ala radical que se sumó al naciente proyecto encabezado por el coronel Juan Domingo Perón.

Su padre era militar, por lo que no desarrolló actividad política a lo largo de su carrera. Recién con el fulgor de la iniciada década de los '70, en 1972, Pedro Braillard Poccard se incorpora a la juventud del Partido Liberal, siguiendo ahora sí los pasos de su padre, que se había afiliado al liberalismo poco antes.

Más de dos décadas navegó por el interior "celeste", donde llegó a ser presidente de la Juventud de la Capital durante dos períodos, y titular de los jóvenes liberales de toda la Provincia en una oportunidad. En las internas de 1992 encabezó una lista propia en el distrito capitalino, lo que le permitió catapultarse a la vicepresidencia segunda del Comité Capital del PL. Más tarde, se integró al Comité Ejecutivo del Partido.

La historia reciente es mucho más conocida: su ruptura con las filas celestes y su integración al naciente Partido Nuevo, en otra etapa de su vida partidaria que se prolongó por un lustro; su accidentada proclamación como gobernador entre 1997 y 1999 y su año de retiro espiritual que fue al mismo tiempo reencuentro con sus hijos y los afectos más cercanos, que la política inevitablemente aleja como tributo a sus exigencias.

Ese período de reflexión y autocrítica fue abruptamente interrumpido por la crisis global que sacudió no sólo a la Provincia sino al país todo, lo que no pudo sino horadar con fuerte impacto en su acendrada vocación política.

CAPITULO TRES: El regreso

El vacío institucional que pareció abrirse como un abismo repentino el 20 de diciembre de 2001 acicateó las postergadas ansias cívicas de Pedro Braillard Poccard. Ante ese panorama turbulento "tenía dos caminos: quedarme en mi casa o intentar esto", rememora.

¿Y que es esto? Se trata del Partido Popular, imaginada como una agrupación de nuevo tipo.

-El mal general de los partidos son sus estructuras rígidas -reflexiona quien fuera gobernador de Corrientes durante un breve lapso de dos duros años-. Por eso tenía que decidir cómo invertir mejor mis energías: intentar una estéril lucha interna o un nuevo espacio político.

Y así comenzó una nueva recorrida de Pedro desde el punto cero, esbozando ideas y compartiéndola con amigos, con desahuciados de otros partidos políticos o con personas que nunca habían transitado por la vida partidaria.

Así se fue constituyendo la sustancia del PP, que no tiene ninguna afinidad ideológica con su homónimo que lidera el premier de España, José María Aznar.

"Es que el contexto que nos rodea da un mensaje muy claro, en mi opinión, que es el de la necesidad de la integración en medio de una realidad sumamanete fracturada", reflexionó.

En cuanto a los requisitos formales sólo está faltando un trámite final para la obtención de la personería jurídico-política, lo que ya estaría por concretarse en los próximos días.

Hasta el momento en que eso se concrete, viene actuando una junta promotora que preside el mismo Braillard Poccard.

Los secundan, entre otros, el escribano santaluceño Héctor Moray (vicepresidente primero), el licenciado Angel Rodríguez (vice segundo), Juan José López Desimoni (secretario), Nélida Vekic (tesorera), Fabio Aguirre (protesorero), Miguel Yancovich, Horacio Burgoa, Alejandra Martins, Carlos Hernández, Juan Carlos Silberstein, Lomónaco (Bella Vista), Otero (La Cruz), etcétera.

CAPITULO CUATRO: La esperanza

A la hora de imaginar una Provincia mejor, Braillard Poccard considera que se debe trabajar sobre cinco pilares:

* Forestación

* Ganadería

* Arroz

* Citrus

* Horticultura bajo cobertura.

Alrededor de estos ejes, estiman que seguirán teniendo su lugar el tradicional tabaco y las actividades no tradicionales, como la apicultura, lumbricultura y otras.

Y entre los servicios, un lugar especial debe ser para el turismo, la "industria sin chimeneas". En este aspecto cree que Corrientes, además de los atributos que le ha regalado la naturaleza, cuenta con un plus, que es su cultura autóctona.

"Corrientes es una provincia que gusta, por su folclore, por la característica de su gente", observa.

Y redondea el esbozo de sus proyectos con una aseveración clave: "El rol del Estado es el de ser el gran aliado de la producción".

EPILOGO

-¿Le quedaron resentimientos, de usted o hacia usted?

-No. Las cuestiones políticas no deben mezclarse con las cuestiones personales.

-¿Cómo salimos?

-Incrementando nuestra cuota de confianza hacia el otro. Hay un conflicto de fondo en Corrientes que no se resuelve, y es la tremenda desconfianza de los unos hacia los otros.

El cronista abandona el living de la tradicional casa materna, donde se respira historia y un pasado tan contundente que se puede tocar con las manos.

Heredero de esa tradición, testigo sensible del presente, Pedro Braillard Poccard cree firmemente que todavía se puede hacer algo.

Antes que sea demasiado tarde.

Texto: Luis Alarcón

Fotos: Guillermo Rusconi (colaboración).

 

     
     
   
Otros títulos
   
 
     
   

ANALISIS

La mediocracia y sus adictos

Ajenos a las exigencias de la hora actual, los dirigentes y funcionarios se embarcan en rencillas interminables. El juego de intereses de la política deja paso al revanchismo propio de la mafia. La gente, en el medio, cruelmente entrampada.

     
   
     
   

JUNTA DE GOBIERNO EN SAN MIGUEL

El PA quiere unidad

   

   
     
   

LA CRISIS EN LAS PROVINCIAS DE LA REGION NEA

El Noreste argentino al rojo vivo

La realidad económica, social y política de las provincias que conforman la región del NEA y a las que se suman Entre Ríos y Santa Fe muestran un panorama desalentador. Los índices de desocupación alcanzan un promedio del 23 por ciento, con un aumento aproximado del 10 por ciento desde octubre del 2001 a la fecha. Otros indicadores del estado crítico de la región tienen que ver con el déficit que tiene cada estado provincial, la inseguridad, el retraso en los salarios, las movilizaciones, el gasto público y la cotización de los bonos de circulación provincial.

   

 

   
   

PEDRO, TRES AÑOS DESPUES

"Faltan cuotas de confianza"

Quiere una política integradora, frente a una realidad muy fracturada. Aproximación al pensamiento íntimo de un hombre que quiso volver. Un fugaz paso por el Gobierno, con un fin de bolsillos flacos.

   

   
   

.

   

EL MAGO, DE GIRA POR EL LITORAL

La noche mágica de Emanuel en el Teatro Vera

Como culminación de una gira que abarcó Misiones, Chaco y Formosa, el conocido mago se presentará hoy en el teatro oficial con un espectáculo imperdible.

     
   
     
   

DIA DE LA CULTURA

Gran movida de arte correntino

Hoy culmina la muestra cultural. En el Teatro Vera y el Museo de Bellas Artes habrá exposiciones, talleres artísticos, feria de trabajos y recitales.